¿Es importante el aporte de la industria turística en el desarrollo económico?

Por Oscar Cristi Cabello.

En marco de la celebración del Día Mundial del Turismo, reflexionamos sobre la madurez y profesionalización de la industria nacional y cómo ésta entrega significativos aportes en el crecimiento.

Este año, Chile busca catalogarse por cuarta vez consecutiva, como el mejor lugar del mundo para la práctica de turismo aventura en los Premios World Travel Awards. Este creciente reconocimiento a nivel internacional, insta necesariamente que los actores que componen el mercado, se inclinen en torno a la mejora de la calidad de los servicios de forma sustentable y en la creación de nuevas políticas para canalizar de forma más eficaz los aportes.

Durante las últimas décadas, el turismo se ha convertido en uno de los sectores más importantes y de mayor crecimiento del mundo.

Según cifras de la Organización Mundial de Turismo (OMT) los desplazamientos internacionales de turistas han pasado de 25 millones a principios de los 50’s a 1.300 millones en la actualidad, produciendo un incremento en los ingresos de 2.000 millones de dólares a 1.260 billones a nivel global.

Del mismo modo, la OMT calcula que el sector económico representa el 10 %  del Producto Interior Bruto mundial, empleando al 10 % de los trabajadores. Se espera que la tendencia continúe al alza, con un crecimiento sostenido del 3% anual hasta 2030.

Sin embargo, el dato que más llama la atención, es que la industria mantuvo su crecimiento de manera casi ininterrumpida, a pesar de las crisis económicas mundiales, las catástrofes naturales que azotaron centros turísticos y las pandemias en algunos lugares del globo.

En Chile por su parte, la industria turística aporta un 11,2% del PIB nacional, superando los servicios empresariales (11,1%), manufactura (10,4%) y minería (8,2%) según cifras entregadas por Sofofa.

Para la OMT, la causa del crecimiento durante la segunda mitad del siglo XX y el siglo XXI se debe al aumento de la disponibilidad de viajar, gracias al reconocimiento de las vacaciones en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la aprobación en muchos países de los derechos laborales y el crecimiento de la clase media, sobre todo en América Latina.

Para Gabriela Molina, Ingeniera en Gestión Turística y docente de Instituto Profesional Vertical, estas cifras no representan una industria madura, por el contrario el asombro que genera su interpretación, es un indicio de la poca profesionalización del sector.

“El primer paso que debemos dar es la búsqueda de la profesionalización del rubro. Pasar de una Secretaría a un Ministerio es indispensable, teniendo en consideración la cantidad de actores que participan de la industria y los aportes que ésta realiza a la economía del país, pasando de ser un proyecto que adorna el modelo de crecimiento, a uno que busque desarrollar de forma constante”, sostuvo.

Respecto a la buena catalogación de Chile en turismo aventura, Molina afirmó que “abre nuevos segmentos de negocios para empresarios y oportunidades para la creación de nuevos oficios. Un ejemplo claro, es lo que sucede en los centros de Sky de Lonquimay, donde los alumnos de los colegios de la localidad, incluyen dentro de sus curriculum las clases de Sky para que puedan ser monitores, aprovechando al máximo el aumento de turistas que confluyen en la zona para disfrutar de la nieve”, dijo.

“Hace de 10 años atrás, la temporada invernal representaba una crisis para la comunidad, ya que morían los animales y se quemaban las cosechas producto de la nieve. Hoy la nieve se ha convertido en un factor determinante a la hora de obtener un ingreso familiar en la comuna gracias a abrir la mente y trabajar en torno al turismo”. Aseveró.

Finalmente, Gabriela puntualizó que el objetivo de generar estos cambios, es aprovechar el crecimiento constante del turismo, respaldándolo con políticas sólidas y consistentes que permitan una sustentabilidad social, económica y ambiental.

Transformación digital, el nuevo destino de la industria turística.

Durante las últimas décadas, la humanidad ha experimentado un proceso de digitalización, propiciado por el vertiginoso avance de las tecnologías del conocimiento e información, siendo el principal motor de cambio de las relaciones humanas. En este constante devenir, la industria turística ha sido protagonistas de varias innovaciones que hoy asimilamos como naturales.

Desde la venta de pasajes a todo el mundo por internet, hasta la realidad virtual que nos permite conocer lugares sin movernos de nuestras casas, sin darnos cuenta, estamos inmersos en un panorama que necesariamente abre nuevas oportunidades de inversión y desarrollo en la materia .

Hoy 27 de septiembre, en el Día Mundial del Turismo, la OMT invita a fomentar el debate en torno a las crecientes repercusiones económicas, sociales y ambientales que la  innovación tecnológica genera en el turismo.  Bajo el lema “Turismo y transformación digital“, las casas de estudios superiores, empresarios, servicios públicos y la sociedad civil son instados a participar de un proceso que en el mediano-corto plazo generará cambios profundos.

Gracias a estos avances, el sector turístico puede contribuir al logro de importantes objetivos de desarrollo, como fomento de la iniciativa empresarial y de la inclusión; el empoderamiento de la comunidad local y la eficacia en la gestión de los recursos. La importancia de poner este tema en palestra, es que este año se creará conciencia de las nuevas oportunidades que entregan al turismo los adelantos tecnológicos.